Desarrollo evolutivo infantil. Escuela de Familia

El desarrollo de los niños y niñas está lleno de pequeños y grandes logros que van consiguiendo poco a poco a lo largo de los años y que los hace pasar de ser bebés muy dependientes de sus papás y mamás a niños autónomos que pueden lograr hacer muchas cosas por sí mismos. Por lo tanto es muy importante que los padres y madres sepan en qué momento del desarrollo se encuentran sus hijos para estimularlos a alcanzar dichos logros y para evaluar si hubiera alguna dificultad.

El desarrollo infantil se divide en 3 etapas:

  • PRIMERA INFANCIA: va de 0 a 2 años. Los dos primeros años de vida de una persona son los más importantes ya que en esta etapa comienzan a construir el apego principalmente con sus padres y madres. Esto es un pilar base en su desarrollo socioafectivo que tendrá para toda su vida.

A nivel motor el niño desarrolla su “motricidad gruesa”, logra: coger y soltar objetos, sentarse solo, gatear y finalmente andar (aproximadamente a los 15 meses). Aunque todavía no hablan, los bebés menores de 2 años pueden balbucear sus primeras palabras como “mamá, papá, agua” y tienen intención comunicativa, es decir, a través de gestos o señalar cosas son capaces de comunicarle a sus padres lo que quieren. Por ejemplo llorando pueden pedir comida, juego o que se le cambie el pañal, y escupiendo una papilla pueden decir que no les gusta la verdura.

  • INFANCIA MEDIA: va de 2 a 6 años. En esta etapa los niños y niñas continúan mejorando lo que han logrado en los dos años anteriores siendo más independientes. Ahora desarrollan la “motricidad fina”, esto es: aprenden a montar en bicicleta, usan lápices, tijeras, abrochan botones, se cepillan los dientes o utilizan la cuchara para comer solos. Su capacidad de atención también aumenta y a partir de los 2 años aproximadamente comienzan a hablar, dominando completamente el lenguaje con 4 años.

También en esta etapa se da la construcción de la personalidad infantil ya que tienen un conocimiento de sí mismos. Por esto empieza la etapa en la que pueden ser más rebeldes o cabezones, ya que necesitan afianzar su identidad y diferenciarse de los adultos.

  • INFANCIA TARDÍA: va de 6 a 12 años y en esta etapa consolidan todo lo que han logrado en la anterior y son todavía más independientes. Entran en la etapa escolar por lo que el grupo de amigos se vuelve muy importante para ellos, quedando los padres en un segundo lugar.

Son capaces de razonar con más lógica y su atención es más selectiva.

La actuación de los padres y madres debe ajustarse al nivel de desarrollo de su hijo/a ya que cada niño/a es diferente.

Para que un niño crezca feliz necesita que su padre y  madre lo quiera y acepte tal como es, estimulándole, apoyándole e invitándolo a mejorar sus capacidades.

Inmaculada Díaz, Psicóloga Asociación La Casa de Todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s